Anna (Barcelona)

Los niños son felices, son felices. Siempre les hemos ayudado económicamente pero las emociones que ellos nos han hecho vivir, no tienen precio. Además, me han hecho cambiar el orden de mis valores. Ir a África no te deja indiferente.